Esta hermosa área semivirgen es un indispensable, pues en comparación con todos los complejos hoteleros que han llegado y caracterizan a Acapulco, la extensa playa está rodeada de pequeños hoteles y restaurantes palapaleros, se caracteriza por la combinación del mar pacífico y los manglares de la Laguna de Coyuya.
En un ambiente romántico e ideal para el ecoturismo. Es un ambiente de convivencia y protección a la naturaleza en el que se pueden realizar diversas actividades como la liberación de tortugas, el paseo en bici con los amigos o en pareja, recorrer la costa en caballo y admirar las bellas puestas de sol.